viernes, 20 de junio de 2008

El PCE e IU (III). El valor de la coherencia que nos mueve


El PCE e IU (III). El valor de la coherencia que nos mueve

Los que llevamos militando en el PCE más de treinta años, como es mi caso, hemos apreciado, a pesar de las mil derrotas coyunturales sufridas, el valor de la coherencia como seña de identidad de nuestro Partido: La defensa de las libertades, la lucha por la igualdad, por lo público y colectivo, por lo justo y solidario... por los derechos sociales y civiles... Y, todo ello, en conjunción, compartiéndolo, con diferentes frentes sociales, con la sociedad civil, con la clase trabajadora, con los movimientos feministas, ecologistas, pacifistas...

Fue nuestra apuesta por el Frente Popular en defensa de la República... Fue nuestro Pacto por la libertad contra la dictadura franquista. La Junta Democrática en los primeros años de la transición. Fue la creación de Izquierda Unida en la era de la globalización neoliberal en pleno desmantelamiento de la izquierda, de las experiencias comunistas del este y de la construcción mercantilista de Europa... Y, esto también es muy importante, cada tarea política generada desde la pluralidad de las alianzas de izquierdas, ha ido generando movimientos sociales como Comisiones Obreras o conciencias sociales por los derechos sociales o civiles...

Dice Julio en su documento “¿Y el PCE?”:

“....Nuestra experiencia como Partido nos ha enseñado y las enseñanzas de muchos de nuestros teóricos han reiterado que los comunistas somos los impulsores de un movimiento real que constantemente va impulsando cambios y generando procesos de masas. Esto nos sitúa en el ejercicio de un papel extremadamente importante pero a la vez difícil. Exige una permanente capacidad de análisis colectivo y un saber estar en el sitio justo; no es una cuestión de vanguardia sino de centro-eje que impulse desde la reflexión una actividad política transformadora y simultáneamente liberadora de conciencias...”

Sin embargo, en estos días de pleno debate sobre el futuro de la Izquierda, en los que los camaradas del PCE reflexionamos sobre nuestra esencia y nuestras señas de identidad, nos llega la incertidumbre, en la mayor de las preocupaciones históricas sobre el rumbo del PCE en esta nueva fase, con las tentaciones que en algunos ambientes circulan: “Homogeneizar y hegemonizar IU”, “abandonar la herramienta IU porque ya no nos sirve”... Y nos preguntamos ¿Qué hubieran pensado los hombres y mujeres de izquierda si, llegado el momento, el PCE hubiese tirado a la papelera sus compromisos en el Frente Popular para defender la República o sus acuerdos en la Junta Democrática contra la dictadura franquista? Sencillamente hubiésemos perdido la coherencia, o sea, la credibilidad...

La misma credibilidad que perderíamos los comunistas si, llegado este momento de crisis, la tentación de dominar o abandonar IU superase el compromiso adquirido en estos últimos veinte años con la sociedad de ofrecerles y desarrollar un instrumento político, un movimiento político y social plural y abierto, soberano y participativo, para transformar esta sociedad tan injusta en la que vivimos....

No lo deberíamos permitir.. Está en nuestra conciencia y en nuestra Historia. Es nuestra coherencia...

1 comentario:

Reven dijo...

Me parece muy bueno este texto. Aupa! A seguir peleando por la refundación!